Por qué un proveedor de servicios sanitarios líder a nivel nacional integró VeriFact® 555 en su sistema de observación de pacientes “Virtual Sitter”.


No es de extrañar que nuestro sistema sanitario haya puesto a prueba sus límites con los últimos acontecimientos. La afluencia masiva de pacientes y la reducción de personal han hecho que los centros sanitarios busquen formas alternativas de garantizar la atención y la seguridad de sus pacientes. Una nueva forma, ya habitual, de practicar la asistencia sanitaria ha adoptado la forma de consultas virtuales. Estas consultas han servido para reducir la propagación de la enfermedad, así como para que los médicos y las enfermeras sean más eficientes en la atención a los pacientes.

¿Pero qué pasa con los pacientes que necesitan estar en el hospital? ¿Cómo puede asegurarse de que existen sistemas para que los casos de pacientes internos reciban la atención y los cuidados adecuados, al tiempo que se garantiza su seguridad?

Las niñeras virtuales tienen una mayor adopción

Las instituciones sanitarias han empezado a poner en práctica una solución innovadora a este reto a través de las “guarderías virtuales”. Estos “cuidadores” permiten la observación a distancia de los pacientes de alto riesgo las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Uno de los lugares más importantes para contar con estos cuidadores virtuales es en las habitaciones de pacientes con “alto riesgo de caídas”. Entre estos pacientes suelen estar los de edad avanzada o los que se están sometiendo/recuperando de un tratamiento intenso que los deja vulnerables. Una enorme presión sobre los recursos del hospital, exasperada por la escasez de personal, es asignar a alguien que se siente en la habitación con estos pacientes para asegurarse de que no intentan levantarse sin ayuda, lo que es un hecho común ya que algunos pacientes pueden ser olvidadizos o testarudos. Con los cuidadores virtuales, una enfermera puede supervisar de forma segura y eficaz a varios pacientes y luego dirigir los cuidados prácticos a los que los necesiten en ese momento. Con la implantación de esta solución, los centros sanitarios pueden resolver fácilmente el problema de seguridad que supone una proporción insuficiente de personal por paciente y, además, ahorrar dinero.

Incorporación de audio

Desde el punto de vista tecnológico, aunque las guardias virtuales que utilizan cámaras de seguridad de vídeo permiten a las enfermeras ver a los pacientes, sin dispositivos de audio de alta calidad, las enfermeras no están totalmente equipadas para observar, hablar y responder a las necesidades de los pacientes. Sin audio, es como si las enfermeras estuvieran viendo una película muda. El audio desempeña un papel decisivo a la hora de proporcionar información crítica sobre una escena, ya sea un diálogo importante que pronuncie un paciente o el sonido de algo que se rompe y que justifica la asistencia inmediata. Estas son algunas de las razones por las que los centros sanitarios están incorporando soluciones de audio en los sistemas de observación de pacientes.

Caso de uso: Proveedor de servicios sanitarios líder a nivel nacional

Por ejemplo, un centro sanitario líder a nivel nacional quería añadir audio a su solución de guardería virtual. La institución sanitaria eligió instalar el VeriFact® 555 de Louroe Electronics. Este micrófono con altavoz se puede colocar fácilmente en el techo de una habitación, o este dispositivo puede ser móvil al ser formado en un carro que será capaz de rodar en cualquier lugar que tenga una necesidad. Con la adición de audio al programa de atención virtual de un hospital, el personal médico aumenta su conocimiento general de la situación de los pacientes.

Resultados e impacto

Al incorporar el audio con sus cuidadores virtuales, las enfermeras del proveedor nacional de servicios sanitarios pudieron comunicarse rápidamente con los pacientes. Si un paciente intentaba levantarse sin ayuda, se le recordaba que debía permanecer en su sitio hasta que el personal pudiera ayudarle, a través del micrófono con altavoz. En este centro sanitario se redujeron considerablemente las caídas, hasta situarlas por debajo del 1%. Además de la mejora de la seguridad, el hospital pudo conseguir un importante ahorro al no tener que dotar de personal individual a cada paciente.